Si decidir es una locura , entonces ¿Por qué la culpa?

Es imposible contar con todos los elementos de análisis para juzgar la conveniencia de un acto u otro .En el acto de decidir se encuentra el sujeto ante infinidad de posibilidades, tantas que le es inviable siquiera imaginar una fracción de las mismas.
La libertad es realmente apabullante , cada paso un delirio ilógico e inexplicable , salvo por el sentido que el propio sujeto le da a sus actos.
El filósofo danés Soren Kierkegaard afirmaba que "Decidir es una locura" y Sartre que siempre quedaba alguna alternativa distinta de la que aparecía como única. En este sentido sostenía que hasta un torturado decidía cuando entregarse , cuando no dar más.

Siguiendo esta linea argumentativa pregunto: ¿Que lugar puede existir para la culpa entonces?
Si estamos decidiendo todo el tiempo, sin diferimiento, sin postergaciones (aún cuando se decida postergar una decisión , ya se decidió su postergación).
La culpa pasa a ser entonces un inconformismo con estas situaciones tan naturales. Sentirse culpable es pretender que se podría haber actuado de distinta manera  a la que se actuó y ya se vio que se actúa lo mejor que se puede en el momento y nada más.
La culpa es, entre otras cosas, una malsana percepción de la capacidad de acción de los seres humanos. Es sufrimiento que deviene de una particular concepción del poder. Es como un tímido que entra a un estadio de fútbol y cree que las cincuenta mil personas del lugar están pendientes de él.
Estar en una cultura o en otra justamente consiste en esto.
De que hay que sentirse culpable u orgulloso, es algo que se transmite junto con la lactancia materna, el arroz con leche y la señorita de San Nicolás quien debe saber coser, bordar, pero afortunadamente también, abrir la puerta para ir a jugar.

Esta pagina se esta mudando a El planeta conceptual

1 comentario:

  1. Te invito a entrar en el blog La ciudad del saber. Puedes considerar esto como spam o no, todo depende de si quieres descubrir un lugar totalmente nuevo. Gracias de todos modos.

    http://www.laciudaddelsaber.com/

    ResponderEliminar