La pseudo acción

La pseudo acción tiene millones de manifestaciones en la conducta, pero solo un patrón común: Creer que se actúa donde no se puede actuar.
Por ejemplo: Juan pierde el colectivo que tenía que tomar. Juan maldecirá al chofer, a la compañía de transporte, al sistema, a la injusticia del mundo, a su suerte etc. ¿Que otra cosa puede hacer para equilibrar la situación? El colectivo ya está demasiado lejos, pero Juan sigue allí. Lo que realmente piensa es que el colectivo pasó de él. Ahora él que era sujeto se vuelve objeto y esto es insoportable.

Aquí el sujeto trata de actuar donde ya no puede, de sopesar la pasmosa evidencia de que no fue tenido en cuenta por nadie y justamente es de todos estos “nadies” de quien toma revancha Juan en su larga lista de imprecaciones . Esto ocurre a mares en las relaciones amorosas siendo uno de los disparadores de la poesía, en las relaciones del hombre con la naturaleza (baste con observar las reacciones ante la lluvia) etc. por citar solo un par de casos.
Es decir que la seudo acción es la reemplazante de la verdadera acción inicial promovida por la voluntad y contradicha por el entorno.
Pide un antiguo proverbio: Voluntad para cambiar lo que se puede, tolerancia para aceptar lo que no se puede modificar y sabiduría para reconocer la diferencia. Es aquí donde cabe la pregunta: ¿ Para que sirve hacernos mas sabios a costa del sufrimiento? Quizás la respuesta sea que ni siquiera nosotros mismos nos beneficiaremos de ello, si no que con todo esto solo estaremos aportando nuestro humilde presente al devenir de la evolución de la condición humana.

7 comentarios:

  1. comparto contigo que lo peor que puede pasarnos es convertirnos en objetos!!!!!
    Tratan de hacerlo, esta en nosotros luchar para seguir siendo sujetos, y tratar de sujetarnos a sentimientos y no a consumos, que nos consuman, un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¿Y Juan, aparte de maldecir a todo y todos,no se preguntará porque ha llegado tarde?

    Saludos...

    ResponderEliminar
  3. El ejemplo lo encontré simpático.

    SalU2
    T.

    ResponderEliminar
  4. Aún no puedo entender lo del beneficio, en casi todas las cosas que hado mal o creo hacerlas.
    Pero voy aprendiendo. De a poco. es el contacto de profesionales como vos, que me desaznan.
    Un lindo ejemplo el de Juan, para pensar.
    Gracias. Seguiré leyéndote. es notorio que sos un tipo inteligente. Aprenderé.
    Un abrazo. Sonia

    ResponderEliminar
  5. El ejemplo de Juan me recuerda a mi misma que acabode sufrir el abandono de mi esposo con el que viví 17 años me siento nada, me dejo no me tiene en cuenta, sé que estoy enferma me pongo en el lugar de objeto esperando que me piense que me recuerde en le caso más esperanzado que me extrañe una milésima parte de lo que yo lo extraño,la casa se hace grande y yo más pequeña...Bueno me sirvio para pensar que no quiero ser objeto que prefiero ser sujeto.
    Espero tu visita en:www.catalogoartemisabusca.blogspot.com
    si puedes darle difisión lo agradeceré.

    ResponderEliminar